21
24 Mar

La dermatitis atópica se debe a una reacción (similar a una alergia) en la piel. La reacción lleva a hinchazón y enrojecimiento continuos. Las personas con dermatitis atópica pueden ser más sensibles debido a que su piel carece de ciertas proteínas.

La dermatitis atópica es más común en bebés. Puede comenzar incluso ya a la edad de 2 a 6 meses. Muchas personas lo superan con el tiempo a comienzos de la vida adulta.

Las personas con dermatitis atópica a menudo tienen asma o alergias estacionales como por ejemplo en este tiempo de primavera. A menudo, hay antecedentes familiares de afecciones alérgicas como asma, rinitis alérgica o eccema. Las personas con dermatitis atópica a menudo dan positivo en las pruebas cutáneas para alergias. Sin embargo, esta dermatitis no es causada por alergias.

Los siguientes factores pueden empeorar los síntomas de la dermatitis atópica:

  • Alergias al polen, el moho, los ácaros del polvo o los animales
  • Resfriados y aire seco en el invierno
  • Resfriados o la gripe
  • Contacto con materiales irritantes y químicos
  • Contacto con materiales ásperos como la lana
  • Piel reseca
  • Estrés emocional
  • Resecamiento de la piel por tomar baños o duchas frecuentes o nadar con mucha frecuencia
  • Enfriarse o acalorarse demasiado, al igual que cambios súbitos de temperatura
  • Perfumes o tintes agregados a las lociones o jabones para la piel

Use un humectante, una crema de esteroides tópica u otros medicamentos recetados por el proveedor de atención médica.
Tome antihistamínicos por vía oral para reducir la comezón intensa.
Mantenga sus uñas bien recortadas. Use guantes suaves al dormir si el rascado de noche es un problema.
Mantenga su piel humectada usando ungüentos (como la vaselina), cremas o lociones 2 a 3 veces al día. Escoja productos para la piel que no contengan alcohol, fragancias, tintes u otros químicos. Un humidificador en el hogar para mantener el aire húmedo también ayudará.

Evite factores que empeoren los síntomas, como:

Alimentos, como el huevo, que puedan causar una reacción alérgica en niños muy pequeños (siempre hable primero con su proveedor de atención).
Irritantes como lana y lanolina.
Jabones o detergentes fuertes, al igual que químicos y disolventes.
Cambios súbitos en la temperatura corporal y el estrés, lo cual puede causar sudoración.
Desencadenantes que causan síntomas de alergia.
Al lavarse o bañarse:

Exponga la piel al agua durante el menor tiempo posible. Los baños cortos y más frescos son mejores que los baños prolongados y calientes.
Use limpiadores y geles de baño suaves para el cuerpo en lugar de los jabones regulares.
No frote ni seque su piel con demasiada fuerza ni por mucho tiempo.
Aplique cremas lubricantes, lociones o ungüentos en la piel mientras aún esté mojada después de bañarse. Esto ayudará a atrapar la humedad en su piel.

Algunas complicaciones de la dermatitis atópica que pueden presentarse son:

  • Infecciones de la piel causadas por bacterias, hongos o virus
  • Cicatrices permanentes
  • Efectos secundarios del uso prolongado de medicamentos para controlar el eccema

Fuente: Medline Plus

 

Deja un comentario